Innovar no es tener ideas felices

Resulta paradójico que un número considerable de personas relacione la capacidad de ser creativo o innovador con que se tengan muchas buenas ideas, como si de esa capacidad derivara el éxito de las mismas. Nada más lejos de la realidad, la creatividad es una cualidad importante pero no tanto como pueda parecer a priori. De la misma manera que un deportista de élite brilla por sus cualidades o un científico por la genialidad de sus hallazgos, en todos ellos siempre ha precedido un invisible e ingente trabajo hasta alcanzar el éxito. La cuestión entonces es clara, ¿por qué pensar que muchas ideas felices en una empresa son garantía de éxito si no se ha trabajado metódicamente en analizar su potencialdesde la demanda, o la viabilidad y factibilidad técnica entre otras cuestiones?

Si desea leer el artículo completo pinche aquí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestra Newsletter

Al suscribirme acepto la politica de privacidad.

¡Ya estas suscripto!