EL PLAN DE NEGOCIO PARA PYMES: LA HOJA DE RUTA PARA EL PRINCIPAL MÚSCULO EMPRESARIAL

El plan de negocio para Pymes está en el debe de este tipo de empresas que necesitan contar con una hoja de ruta que les permita poner el foco en cotas más altas de crecimiento y productividad.

Que las pymes son el principal músculo empresarial no es un secreto. Según los últimos datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social sobre las empresas inscritas en la Seguridad Social en marzo de 2019, en España operan casi 3.000.000 de pymes, empresas que generan el 84% de los empleos del país y que tienen un protagonismo especial dentro de la economía española.

Sin embargo, su desarrollo en muchas ocasiones es más parecido al de las grandes corporaciones, lento y pesado cual elefantes, que al de compañías ágiles. Según los expertos, que las pymes tengan mayor desarrollo y aún mayor peso en la economía dependerá, en gran medida, de que vean colmadas sus principales expectativas: incremento de la demanda de sus productos y servicios, así como del crecimiento mediante la captación de nuevos clientes.

Así mismo, tal y como indica Enrique Moral, autor del estudio publicado por el Banco de España, es la productividad la que hace crecer a las empresas y no al revés. Por tanto, y a juzgar por estos tres elementos: el incremento de la demanda, el crecimiento mediante la captación de nuevos clientes, y el aumento de la productividad, hoy más que nunca es necesario que exista un plan de negocio para pymes que recoja todos estos hitos y los tangibilice mediante una hoja de ruta que contemple todos los pasos del proceso. Una guía que asegure el crecimiento sostenido y sostenible de la compañía adaptándola a la realidad del mercado.

EL ANÁLISIS DE UN PLAN DE NEGOCIOS PARA PYMES

Este plan de negocio para pymes te va a permitir crecer a través de un mayor conocimiento de tu entorno en base a tres análisis fundamentales:

1.- Análisis del consumidor: 

Analiza el comportamiento de los clientes para conocer sus necesidades de consumo y cómo poder satisfacerlas, saber sus hábitos de compra y cultura de consumo. Su meta final es generar los datos suficientes para poder mejorar las técnicas de ventas de un producto o una serie de productos para poder cubrir sus necesidades.

2.- Análisis de la competencia: 

Un punto clave en un buen estudio de mercado, este análisis estudiará el grupo de empresas con las que compartirás el mercado del mismo artículo o producto.

Para realizarlo es importante establecer quién es tu competencia, puntos fuertes y débiles, áreas geográficas y demás datos de interés que te permitan saber su posicionamiento en el mercado y, por extensión, el tuyo. Finalmente se creará una plantilla con los competidores más relevantes y el estudio de algunos puntos como: la marca, la descripción del producto, el precio, los procesos, recursos humanos, estructura, los costes, la tecnología que usan, la imagen y los proveedores, entre otros puntos.

Una vez acabada la plantilla, podrás determinar si es factible emprender en esa zona con esos competidores, y si no es así, siempre se podrán hacer alianzas estratégicas.

3.- Análisis estratégico:

Valoración concisa pero imprescindible que determinará el rumbo de la empresa. Se basará en los objetivos, estudios del mercado y recursos de la competencia. Debe establecerse una estrategia que sea la más apropiada para la empresa.  Teniendo en cuenta la máxima “o eres diferente, o eres más barato”, se puede partir de dos estrategias posibles:

  • Liderazgo de costo:  radica en mantenerse en los primeros puestos de la lista de empresas del mismo sector, para así tratar de aventajar a la competencia en materia de precios. No obstante, esta estrategia es arriesgada pues entran otras variables en juego como tu poder de negociación con proveedores lo que, a la larga, puede determinar tu estrategia de precios.
  • Diferenciación: si eres diferente a lo que ya existe, crearás un valor añadido sobre el producto que ofreces para que el mercado le vea como único: imagen, diseño, entrega a domicilio, atención al cliente personalizada, etc. Un liderazgo que comienza a cimentarse a través del análisis previo del mercado: consumidor, competencia, tendencias, etc.

4.- Análisis de los Recursos humanos:

Un plan de negocio, ya sea para pymes o no, te ayudará a definir cada puesto de trabajo que entra en juego en el desarrollo de tu negocio. Tal y como veíamos cuando hablábamos de Evaluación de Desempeño, los nuevos tiempos conllevan nuevos retos y dicha evaluación del desempeño, integrada en el plan de negocio, te va a permitir optimizar los resultados de todos los miembros de la compañía.

 

¿A QUIÉN LE INTERESA EL PLAN DE NEGOCIO?

Desde el punto de visto INTERNO, como pyme eres la primera persona interesada debido a que con este documento obtendrás un instrumento para estudiar y planificar tu proyecto, establecerás sus puntos débiles y fuertes, y lo iniciarás con mayor coherencia y disciplina, con lo cual podrás incrementar sus posibilidades de éxito.

Desde el punto de vista EXTERNO, el plan de negocio te va a dar una relevancia especial que te facilitará la negociación con todos los agentes que intervienen en el proceso de desarrollo de tu negocio, ya sean competidores, clientes o proveedores. Pero no solo. Tanto en el caso de optar a subvenciones y ayudas públicas como para “captar” inversores privados, el plan de negocios para pymes te va a permitir contar con una carta de presentación que facilite todo el camino.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestra Newsletter



¡Ya estas suscripto!