LA EVALUACIÓN DEL DESEMPEÑO SE ADAPTA A LOS NUEVOS TIEMPOS

La evaluación del desempeño se ha convertido en una herramienta clave para las empresas, una forma de conocer más profundamente al equipo humano con el objetivo de potenciarlo para llevarlo a cotas más altas. Sin embargo, esta herramienta debe adaptarse a la nueva realidad de las empresas caracterizada por la agilidad del mercado, la innovación imperante y los conocimientos

Evaluación del desempeñoLa evaluación del desempeño para los trabajadores de la empresa es una prioridad en muchas organizaciones. Se trata de conocer con antelación cuáles son las competencias ideales que un candidato ha de poseer, evaluar las que finalmente tiene el trabajador contratado e implementar las medidas adecuadas para fomentarlas y potenciarlas dentro de la empresa. Una herramienta con la que las empresas sientan las bases del crecimiento sostenido y sostenible gracias a un capital humano 100% eficaz y orientado a resultados.

Sin duda, es un punto clave en la gestión de los recursos humanos. Sin embargo, las habilidades y competencias de los empleados no son lo único que se ha de medir si se desea conocer la eficacia de la plantilla y de los procesos internos de una empresa.

 

 

DE LA EVALUACIÓN DEL DESEMPEÑO TRADICIONAL A LAS NUEVAS TÉCNICAS

Sin embargo, los nuevos tiempos conllevan nuevos retos a los que las empresas deben dar respuesta. Y esta transformación no es coto exclusivo de ciertos aspectos de las empresas sino que afecta también a procesos y herramientas, que deben reorientarse y, como las empresas, reinventarse.

Sin embargo, no se trata de olvidar por completo la evaluación del desempeño basada en las competencias. Al contrario: las empresas que quieran asegurarse el éxito en la contratación de sus empleados han de valorar este paso como indispensable dentro del proceso. De no hacerlo estarán desperdiciando una oportunidad única para optimizar los resultados obtenidos por sus trabajadores.

Básicamente, la evaluación del desempeño basado en competencias consiste en:

  1. Fijar unos objetivos concretos a alcanzar en un periodo de tiempo determinado, que deberán vincularse a sus propias competencias personales previamente analizadas.
  2. Diseñar un sistema de medición del desempeño basado en los objetivos planteados, que en la medida de lo posible deberán ser cuantificables.
  3. Determinar el desempeño real del trabajador, comprobando la consecución o no de los objetivos.
  4. Compartir con el empleado los resultados de la medición, siempre desde un punto de vista positivo y motivante.
  5. Proponer puntos de mejora, si los resultados no han sido exactamente los esperados, para optimizar la aportación del trabajador a la empresa.

Como vemos, a través de la evaluación del desempeño se crea una herramienta muy potente para fomentar la motivación de los trabajadores al trabajar en equipo con ellos con el fin de alcanzar el máximo nivel de excelencia personal y empresarial.

Ahora bien, con el tiempo se han desarrollado nuevas técnicas y herramientas que no buscan sino complementar la tradicional forma de medición en el ámbito de la gestión de los recursos humanos. Entre ellas, destacan las que siguen.

  • LA AUTOMATIZACIÓN DE LOS PROCESOS

Comenzamos por el que es, sin duda, el avance más evidente de todos: el diseño de software a medida para monitorizar los progresos. El análisis del desempeño deja de ser algo unilateral, para convertirse en algo que, si se desea, podrá abordar el propio trabajador. Él mismo conocerá su rendimiento y rectificará en aquellos puntos que considere necesarios.

  • DE LOS OBJETIVOS Y COMPETENCIAS A LOS LOGROS PERSONALES

Esta nueva tendencia trata de ir un paso más allá y dejar atrás los simples datos, que a veces pueden resultar demasiado fríos. Establecer objetivos es necesario, pero no basta compartirlos con los empleados para asegurar su consecución.

Este sistema propone destacar, por encima de todo, los logros personales de cada trabajador, sean estos parte directa de los objetivos de la empresa o no. Obviamente, el valor de estos logros será mayor cuanto más beneficien a la organización.

No obstante, de lo que se trata con este nuevo procedimiento – que muchas de las grandes empresas ya están implantando en todo el mundo – es de premiar al trabajador en función de sus propios logros, compartiendo así su éxito.

  • LA CLAVE: FEEDBACK Y CONTACTO DIRECTO

Con todo, no se pierde de vista la importancia de mantener reuniones periódicas e informales con los trabajadores. Entre otros aspectos, para emitir y recibir ese valioso feedback que puede marcar la diferencia.

En definitiva, la evaluación de competencias para los trabajadores de la empresa y el análisis de su desempeño dan paso, en la nueva era, a nuevas técnicas que permitirán a la empresa alcanzar sus metas y contar con empleados satisfechos.

En Grupo Ifedes tenemos una dilatada experiencia de más de 25 años apostando por la potenciación de los Recursos Humanos como vía para desarrollar el negocio de nuestros clientes. Si quieres saber cómo llevar tu negocio a cotas más altas reforzando el capital humano de tu empresa, estaremos encantados de tomarnos un café y hablarlo sin compromiso. ¿Te apetece un café?

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestra Newsletter



¡Ya estas suscrito!